top of page

LATest e-bulletin Febrero '24

En este número: ① Cita del Mes ② Volando Alto y Bajo ③ El Monte Rinjani (Lombok) y un Cuento de Tres Niños ④ Muchas Buenas Razones para Trabajar con LAT ⑤ Singapur, un Improbable Centro de Arte Creativo ⑥ Desarollo de la Infraestructura Turística en Indonesia ⑦ Costa Crociere Aterriza en Malasia ⑧ Aventura en Barco en Singapur.


"El mayor problema de la comunicación es la ilusión de que ella ha tenido lugar"

George Bernard Shaw


Volando Alto y Bajo

Es importante destacar el significante progreso de la industria de la aviación para superar el año pico de viajes aéreos de 2019, a pesar de enfrentar desafíos económicos. Además, es crucial enfatizar la necesidad urgente de aumentar la producción de combustible de aviación sostenible (SAF) para lograr los objetivos de descarbonización de la aviación. Hemos esperado ansiosamente dicha expansión para facilitar el regreso de un número saludable de turistas, pero también para contribuir a minimizar el impacto ambiental y comunitario.


Según la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), la demanda de viajes aéreos ha alcanzado casi el 99 por ciento de los niveles de 2019, según sus datos de rendimiento de los viajes aéreos de noviembre de 2023. En noviembre de 2023, el tráfico total (medido en RPK) aumentó un 29,7 por ciento en comparación con noviembre de 2022, lo que llevó el tráfico global al 99,1 por ciento de los niveles de noviembre de 2019. El tráfico internacional experimentó un aumento significativo del 26,4 por ciento en comparación con noviembre de 2022. La región de Asia y el Pacífico lideró el camino con un notable crecimiento interanual del 63,8 por ciento, mientras que todas las regiones mostraron una mejora en comparación con el año anterior. Los RPK internacionales de noviembre de 2023 alcanzaron el 94,5 por ciento de los niveles de noviembre de 2019.


El tráfico nacional también aumentó, con un aumento del 34,8 por ciento en comparación con noviembre de 2022. En general, el tráfico nacional de noviembre de 2023 superó el nivel de noviembre de 2019 en un 6,7 por ciento. China experimentó un crecimiento particularmente fuerte, con un notable aumento del 272 por ciento a medida que se recuperaba de las restricciones de viaje relacionadas con el COVID. En términos de mercados internacionales de pasajeros, las aerolíneas de Asia-Pacífico experimentaron el aumento más significativo en el tráfico de noviembre en comparación con noviembre de 2022, con una tasa de crecimiento del 63.


También vale la pena señalar que Malasia sigue ofreciendo algunas de las tarifas hoteleras más asequibles del mundo, con habitaciones de hotel de 5 estrellas a un precio de sólo 120 dólares. Malasia está experimentando llegadas de turistas muy bajas en comparación con los niveles anteriores a la pandemia. Existe un debate en curso sobre las causas de estas bajas cifras y los desafíos de administrar negocios en medio de costos crecientes y aumentos en los impuestos sobre las ventas. Creemos que todas las partes interesadas, desde las aerolíneas hasta las juntas de promoción turística, las autoridades locales y el sector privado, deberían unirse para abordar las difíciles cuestiones relacionadas con la tambaleante recuperación post-Covid. Es probable que estos desafíos se atribuyan a políticas erráticas y miopes y no únicamente a factores económicos. Es desalentador ver cómo Malasia, con su rica belleza natural, sus sitios históricos, su diverso patrimonio cultural panasiático y su fantástica cocina, se gestiona y promueve de manera inconsistente. Hay una notable falta de una visión consistente y creíble a largo plazo y de monitoreo del territorio, lo cual es esencial para un crecimiento y desarrollo sostenibles.



El Monte Rinjani (Lombok) y un Cuento de Tres Niños


Sukri tenía la piel tan suave como la seda, ligeramente oscura. Una masa de cabello negro despeinado enmarcaba su rostro bien afeitado. Tenía dos grandes ojos oscuros situados encima de su pequeña y afilada nariz. Sus finos labios ocultaban la sonrisa de los dientes más blancos que, cuando los provocaban, emergían frescos como la mañana. Sus pequeñas orejas estaban ocultas por su pelo, mientras que su barbilla sobresalía ligeramente con un hoyuelo casi imperceptible. De mediana estatura, tenía un físico delgado y fuerte con hombros anchos y extremidades proporcionadas. Sus manos grandes y sus pies anchos delataban una vida de penurias al aire libre.

Sukri no usaba zapatos.

Sukri no usaba sombreros.

Sukri era uno con la tierra y el cielo.

Los tres se dieron las manos y se las llevaron al pecho mientras intercambiaban sonrisas corteses en el patio de losmen.

Unas palabras, una invitación a compartir el desayuno.

"Una furgoneta nos recogerá pronto", dijo Sukri.

"Ah, bien, ¿para llevarnos al inicio del sendero?" —preguntó Gabriele con su indonesio entrecortado.

Sukri sonrió al escuchar al extranjero intentando su idioma, una sonrisa de aprecio.

"Primero iremos al pueblo a conseguir los suministros necesarios y llenar los contenedores de agua".

"¿Qué necesitamos llevar con nosotros?" Aldo intervino.

"Sólo camisas y calcetines de repuesto, buenos zapatos para caminar, un suéter o chaqueta de lana, un sombrero para el sol y dos mantas que pueden tomar desde aquí en losmen, para cubrirse por la noche".

"En Rinjani hace frío por la noche y durante el día, cuando está nublado", añadió Sukri.

"Y para el equipo de campamento, ¿tienes todo?" Gabriele preguntó otra vez.

"Sí, tienda de campaña, colchonetas, utensilios y faros".

Bebieron té y sus frases se intercalaron con silencios momentáneos.

Sus miradas, reservadas pero interesadas el uno en el otro, danzaban discretamente entre ellos, ocultando sólo parcialmente el deseo de conocerse y entenderse.

Sukri nunca había conocido una pareja joven y mixta como Gabriele y Aldo, con quienes pudiera comunicarse en su idioma. El poco inglés que sabía lo estaba aprendiendo solo y con un nivel de estudios que apenas le permitía leer y escribir. Hablar su idioma lo hacía sereno y confiado. Su contacto con Aldo fue inmediato, ya que eran similares en edad, idioma y cultura, aunque procedían de islas muy alejadas y de diferentes etnias. Gabriele, el extranjero, o bulè en el idioma local, tenía un aire tranquilizador, servicial y amigable.

Revisaron el equipo que había llegado a bordo de la camioneta mientras descendían por el camino de tierra hacia el pueblo de abajo.

A pesar de que Sukri había repetido esos gestos y enfrentó al Rinjani muchas veces, sintió una electricidad inusual recorriendo su columna y no pudo evitar mirar a los otros dos, quienes, con sonrisas emocionadas y felices, felizmente le devolvieron la mirada.

Fue entonces cuando Sukri mostró una pequeña bolsa de plástico que contenía flores y hojas resinosas, la cual al abrirse despedía un olor intenso y acre. Una pizca pasó rápidamente de la bolsa a los papeles de liar, y fumaron mientras la furgoneta bajaba perezosamente ladera abajo.

Entraron riendo a la tienda del pueblo.

Ascendieron por el primer tramo del sendero, que ascendía suavemente y sin grandes pendientes. A medida que ascendían, entraron simultáneamente en un espacio verde de bosque secundario envuelto en un espeso manto blanco de niebla, encapsulado en un silencio cada vez más sordo. Estaban atravesando un Aqueronte etéreo, una capa por encima de la cual dejarían atrás hombres, obligaciones, convenciones, creencias, cabras y tíos, entrando en el sueño tangible de su existencia ya no al servicio de nada ni de nadie más que de ellos mismos. El tío se había aprovechado más de una vez de aquel tierno niño, allá arriba entre las rocas solitarias. Acontecimientos que Sukri nunca entendió del todo y que nublaron aún más su ya vaga comprensión de los silencios y la obediencia que rodearon y ocuparon su adolescencia. Había dolor físico, sí, pero no era ese dolor punzante y agudo que permaneció dentro de él por mucho tiempo.

Los macacos los observaron, emitiendo gritos inesperados, rompiendo el silencio algodonoso. Ascendieron y el camino se fue estrechando cada vez más hasta hacerse por momentos apenas perceptible. Y a medida que ascendían, la vegetación se fue aclarando gradualmente y las nubes se disolvieron, revelando un paisaje alpino tropical con enormes penachos de nubes colgando arriba, liberando humedad sin llover.

La marcha fue larga, pero no sintieron el paso de las horas ni el cansancio. A menudo se detenían a contemplar el panorama que los rodeaba, debajo y encima de ellos, sin intercambiar palabras, sino sólo miradas de comprensión natural. Sintieron la presencia del otro como si fueran tres hermanos que hubieran crecido juntos. Envueltos y comprimidos por la ausencia de palabras y la alegría del momento, fueron aniquilados por el espectáculo que los rodeaba.

La noche llegó para apagar el día con una oscuridad oscura pronto invadida por el resplandor difuso de la luna. Acamparon en una meseta que limpiaron de rocas antes de montar la tienda, que quedó sin uso. Después de cenar arroz cocido al fuego con leña recogida a su alrededor, acompañado de platos sencillos de pollo y verduras, bebieron té y fumaron, deseosos de estar envueltos sólo en sus mantas y ellos mismos, protegidos por el cielo y un entorno que pudiera no ser peligroso.

Sukri relató la primera vez que escaló esa montaña cuando era niño, recordando el esfuerzo de caminar bajo el peso de un gran recipiente de agua que su padre había montado sobre la rígida silla. Recordó el dolor y el ardor de las correas de la silla rozando la piel de su espalda baja, la suave piel de un niño. Ahora esa misma piel estaba dura, debido a numerosas escaladas que habían endurecido no sólo sus extremidades sino también su corazón hasta cierto punto.

Contó cómo había aprendido mucho sobre el arte de cultivar marihuana y lo arriesgado que era llevar a las cabras a pastar y al mismo tiempo cuidar los cultivos. A las cabras les gustaba mucho esa hierba, causando grandes daños y luego volviéndose incontrolables. Su padre y su tío lo sabían bien. Pero no dijo nada sobre su tío.

Había un velo de cautela reservada que quería levantar pero no sabía cómo. Para hacer volar todo aquello oscuro y abrasivo que yacía dentro de él; dejar que se disuelva en esa suave y sonriente naturalidad y armonía que esos dos chicos le infundieron. Algo que nunca había sentido de manera similar excepto quizás cuando ascendió solo con las cabras en el aire enrarecido de la montaña. Esas cabras con las que hablaba y escuchaba sin interrumpir ni imponer nada, de las cuales nunca había aprovechado, y en agradecimiento, nunca se habían comido sus plantas de yerba.

Gabriele se sentó al lado de Sukri, le pasó un brazo por los hombros y lo abrazó suavemente, sacando ese peso que empezaba a soplar desde dentro y a salir por sus labios arqueados en forma de "o", como anillos de humo intenso que una vez afuera se disolvían. dentro del Aire. Sukri a su vez abrazó a Gabriele, una sonrisa de dientes blancos borrando la melancolía y celebrando la ligereza encontrada mientras Aldo observaba la escena fumando, soltándose anillos de su boca. La carpa permaneció allí de lado, una cúpula de inútil culto tecno modernista, mientras los tres, tumbados entre las mantas y entre ellos, dormitaban bajo la bóveda de estrellas que reaparecían girando bajo los párpados cerrados.

Entumecidos y con los miembros rígidos por la marcha del día anterior, se levantaron temprano a la mañana siguiente en un amanecer de luces inclinadas y refractadas por las nieblas flotantes. Reanudaron su viaje hasta llegar al borde del gran cráter y contemplaron el lago que lo ocupaba. Se sumergieron en el agua fría, que en pocos minutos refrescó sus cuerpos desnudos, liberándolos del cansancio y el sudor. Permanecieron mucho tiempo en ese lugar, jugando en el agua y tumbados en la arena volcánica, dejando que cada escoria que rezumaba de su piel se secara al sol. Se sintieron purificados y Sukri sintió la intensidad y la ligereza simultáneas de esos momentos, una sensación que nunca antes había sentido. No quería detener el tiempo ni dejarlo pasar. Sintió que todo estaba ahí en ese momento y, de repente, no sintió arrepentimiento ni melancolía.

Sukri se sintió uno con el cielo y la tierra. Gabriele y Aldo llamaron su atención con un enorme balut, necesario, afirmaron, para reanudar el largo viaje hacia la otra orilla. Lentamente se movieron hacia el lado opuesto del cráter. Caminaron alrededor del lago por un terreno accidentado, deteniéndose muchas veces para contemplar ese paisaje de abstracción imaginaria. Para Sukri, que había recorrido ese camino varias veces, todo apareció ese día como una novedad sorprendente, inesperada y surrealista. Sabía que las piedras, las plantas, la roca volcánica y el lago eran siempre los mismos. Fueron las circunstancias las que, profundamente diferentes de las habituales, habían alterado la gradación de los lentes a través de los cuales miraba; ahora veía las huellas de una esperanza melancólica por algo desconocido, proveniente de un pasado de dolor incomprensible, desdibujadas en ese momento y en esos momentos graciosos, libres del ayer y del mañana, de limitaciones que no proporcionaban soluciones. Y esa gran montaña que lo había acogido desde niño se reveló como nunca bajo la apariencia de una figura protectora, un hombre vestido de oscuro, tranquilo e impasible, observando a través de los pliegues y rincones de una intimidad apenas velada.

No había nadie más en ese lugar excepto ellos tres. Y la percepción de esa presencia dominante. Desde la orilla del lago, el camino comenzó a subir, siguiendo empinadas curvas que se hacían cada vez más estrechas hasta llegar a un pequeño claro donde Sukri les informó que pasarían la noche antes de llegar a la cima. Las luces del atardecer descendieron hacia el oeste mientras la fatiga eufórica se apoderaba de los tres. Estaban cansados por la larga caminata, los baños en el agua fría del lago, el sol. Estaban llenos de esas imágenes de la naturaleza, a la vez exuberante, dura, áspera y luminosa. Estaban eufóricos en su propia compañía y en el estado de ánimo que los hacía tan similares en ese lugar y esos momentos, aunque habían elegido ser tan diferentes y distantes de los acontecimientos del otro. No había espacio ni brecha entre ellos; el lenguaje de los sonidos y los gestos los unía en una composición corpórea ligera y armoniosa, inmersa en una dimensión cósmica donde los flujos corrían libremente, sin obstáculos. No hicieron más que recoger leña por el camino para encender el fuego y calentarse. La tienda permaneció en la bolsa de lona tubular. Prepararon la cena y comieron en silencio.

La noche los observó. La montaña los observó. El hombre de oscuridad los observó. Se vieron a sí mismos y al mundo. Sintieron la corriente que los llevaba corriendo entre ellos. Bebieron té negro y fumaron. El calor de la bebida y la somnolencia inducida por el humo amalgamaban sus sentimientos y sensaciones en una gracia suspendida sobre ellos como un manto protector bajo el cual se acurrucaban una vez más entrelazados con la tierra, el cielo y entre sí, disolviéndose en la noche.

Se levantaron muy temprano. Antes del amanecer. Con un par de horas de caminata llegarían a la cumbre, y desde allí, a toda prisa el mismo día, regresarían al punto de partida. Sentado junto al fuego, preparando café caliente, Gabriele pensaba en cuántas veces había escalado ya las cimas alpinas, comenzando por la noche con las linternas frontales, la cabeza gacha, los ojos en los pies, avanzando con pasos rítmicos sobre glaciares oscuros y crujientes. En ausencia de hielo, en la luminosidad de aquel ambiente lunar, le sobrevino un claro déjà vu. Las diferencias ambientales no cambiaron los sentimientos y emociones que sentía idénticos en ambos lugares. Sintió entre ellos un vínculo natural, libre de obstáculos y contradicciones. Gabriele sentía cada vez más la necesidad de sumergirse en ellos a pesar de las aparentes incongruencias de las condiciones y dimensiones por las que pasaba y lo transportaban. En ese lugar, en ese momento, en ese fugaz punto de parada, su mente estaba inmersa en tales consideraciones mientras tomaba café, preparándose para el último salto a la cima.

Alcanzaran la cumbre a la primera luz del amanecer. Más allá de la inmensidad de la tierra y las aguas debajo de ellos, Gabriele vio el mismo horizonte curvo del sol de medianoche en Groenlandia. El sol surgió de la oscuridad de la noche y ascendió redondo y fuerte con fuego, indicando claramente la dirección a seguir, la continuación del camino que había tomado Gabriele. Siguiéndolo, sintió que encontraría nuevamente el punto de partida.



Muchas Buenas Razones para Trabajar con LAT

Fundada en 1991

Propiedad y gestión independientes

Exclusivamente B2B con socios del sector turístico

Motor de reservas en línea con confirmación inmediata de hoteles, excursiones y traslados

Hábil proveedor de contenidos y usuario de tecnología

Personal de reservas competente y eficiente

Larga y orgullosa asociación con el sector MICE en todos los destinos Lotus

Totalmente comprometidos con la sostenibilidad y la RSC; socios de "Travelife

Contribución climática para todos los paquetes y servicios ofrecidos

Amplia selección de salidas programadas para grupos y líneas de productos innovadoras

Acceso directo a un amplio grupo de colaboradores profesionales locales

Posee pequeños hoteles boutique en islas estratégicamente situadas

Filial de LAT Indochina que opera en Tailandia y Vietnam

Guías multilingües en todos los destinos

Oficinas de operaciones en todos los destinos

Reservas y pagos centralizados para viajes multidestino

Asistencia en idiomas


EL CUENTISTA

Singapur, un Improbable Centro de Arte Creativo


Marina Bay Sands es un elegante hotel de tres torres donde los clientes vienen para disfrutar del casino, los cócteles o la piscina infinita, y ahora para ver exhibiciones que recuerdan a las cámaras funerarias y sobre “lo exótico y desconocido de Malasia”. Singapur acoge la segunda edición de Art SG, la feria de arte más grande del Sudeste Asiático. Artistas desde Tailandia hasta Taiwán se pavonean y venden su material. Singapur, absolutamente limpia y bajo un estricto control gubernamental, es un centro creativo poco probable. Oportunamente, un banco patrocina la reunión. Pero tiene estabilidad, algo poco común en una región turbulenta. Hong Kong, durante mucho tiempo un centro de arte, ha enfrentado agitación política y una censura progresiva. Coleccionistas de arte súper ricos radicados allí y en otras partes de Asia se están mudando a Singapur, que se considera un territorio neutral. La mayor atracción de la isla es ser una puerta de entrada al sudeste asiático. Muchos artistas y compradores viven entre los 675 millones de habitantes de la región. La “nación por diseño”, como ha descrito el primer ministro de Singapur a su país, puede simplemente planificarse para alcanzar el éxito artístico regional.



EN EVIDENCIA

Desarrollo de la Infraestructura turística en Indonesia

Aunque las llegadas internacionales a Indonesia en noviembre de 2023 superaron los 10,4 millones de llegadas (superando el objetivo de 8,5 millones), la inversión turística de Indonesia aún no está a la altura de las expectativas y sigue dominada por la inversión privada nacional directa. Se invierte mucho menos en infraestructura y planificación urbana adecuadas, como se manifiesta en Bali. Esperamos que las autoridades adopten un enfoque sostenible y de largo plazo.


Costa Crociere Aterriza en Malasia

Costa Cruceros, junto con el operador de cruceros Hwajing Travel & Tours (Hwajing), ha establecido su primer puerto base de cruceros internacionales en Port Klang, en Malasia. La decisión estratégica de anclar Costa Serena en Port Klang se alinea con el compromiso de Hwajing de explorar nuevos mercados y ofrecer a los pasajeros una experiencia de viaje incomparable.


Aventura en Barco en Singapur

Go City y Tall Ship Adventures ofrecen paquetes exclusivos para el crucero con cena al atardecer a bordo del Royal Albatross y una opción de dos pases Go City en Singapur. El crucero con cena al atardecer del Royal Albatross es conocido por su experiencia gastronómica gourmet única, elegante y con vistas al mar de 360 grados como telón de fondo a lo largo de la costa de Sentosa.


Todo nuestro producto para viajeros individuales, grupos y MICE gratis es para la contribucion climatica. Esto significa que las emisiones parciales que se generan se compensan con proyectos en colaboración con Climate Partner, un proveedor líder de soluciones corporativas de protección climática.


Las emisiones resultantes se compensan apoyando un proyecto de energía geotérmica certificado por terceros en Darajat, Java (Indonesia). ​El proyecto ayuda a satisfacer la creciente demanda de electricidad en Indonesia. Al aumentar la proporción de energías renovables, se reduce la dependencia de la electricidad basada en combustibles fósiles y se ahorran unas 705.390 toneladas de emisiones de CO2 al año.



Durante más de treinta años, el Grupo Lotus Asia Tours ha brindado servicios y asistencia a viajeros de todo el mundo, especializándose en el diseño e implementación de eventos corporativos, actividades, tours de incentivo y viajes motivacionales dirigidos a mercados FIT, GIT y MICE en Indonesia, Malasia, Singapur e Indochina. Además, el grupo opera cuatro hoteles boutique en islas en Indonesia, en Lombok, Bali, Sulawesi y Papua.


 Para obtener más información sobre nuestra marca, visite nuestro sitio web o contáctenos directamente. Esperamos saber cómo podemos ayudar a que su próximo viaje, tour o evento sea memorable y exitoso. Corporate Office D-5-4 Megan Avenue 1, 189 Jalan Tun Razak, 50400 Kuala Lumpur, Malaysia T: +60 (0)3 21617075 · F: +60 (0)3 21617084 · E: latgroup@lotusasiatours.com


NUESTROS HOTELES

Haz clic aquí para obtener más detalles sobre nuestros hoteles.


THAILAND · VIETNAM · CAMBODIA · LAOS

7 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page